22 enero 2010

Fotografía Nocturna, primeros pasos


Si contabilizamos las fotografías que realizamos al cabo de un periodo determinado de tiempo nos daremos cuenta que la mayoría están tomadas durante el día, otro pequeño grupo corresponderán a interiores y quizás tengamos alguna tomada de noche, como digo: alguna.

Este post pretende crear escuela, es decir, aprender a como mejorar nuestras fotografías tomadas durante la noche.

Para ello necesitaremos una cámara que nos permita controlar la velocidad y el diafragma, es decir, ¡a por los controles manuales!. También necesitaremos un trípode (o un apollo MUY estable) y al ser posible un cable disparador (para evitar la trepidación al disparar)

Yendo al grano, la técnica es la siguiente:

Preferiblemente, en mi opinión, buscar un lugar con poca luz ya que así los efectos serán más interesantes. Lo segundo, a mi me gusta situarme en puntos donde las luces no vayan en mi dirección, así se crea un poco de 'lejanía' aunque la verdad que si nos acercamos a la escena también se logran cosas interesantes, quizás un poco más complicadas.

Por el momento montaremos la cámara al trípode y la fijaremos en modo manual.


Lo segundo que debemos hacer es contar el tiempo que tarda, un coche por ejemplo, en cruzar nuestra escena. Llamaremos escena a lo que vemos por el visor. Si el objeto en movimiento tarda 10 segundos (como en mi caso) yo recomiendo darle dos segundos de margen, es decir, fijar el tiempo de exposición en 11 segundos (también se puede conseguir en modo AV)


Ahora viene uno de los mayores problemas de la noche, la apertura. Si la variable de apertura no es correcta tendremos un bonito fotograma o bien blanco o bien negro, se trata de exponer en el punto 0. Para las fotografías que vemos a continuación se han utilizado valores de f/7, f/9 y hasta f/11. Además al cerrar diafragma podremos darle menos velocidad todavía a la toma y hacerla mucho más larga, con sus consecuencias.


El valor ISO yo suelo dejarlo en 200.

Enfoque: otro de los grandes problemas de la noche, poca luz --> mal enfoque. Vamos a solucionarlo: enfoque manual (¡sin miedo!). Si no nos atrevemos podemos seleccionar el enfoque selectivo mediante un solo punto de enfoque, yo personalmente prefiero que lo más cercano esté enfocado y el fondo menos, así además se crear una lejanía que da muchisima profundidad a la toma.

Encuadre: se podría hablar un blog entero sobre tipos de encuadre y luego veriamos si a todos nos gusta cada encuadre. Esto como digo es algo totalmente subjetivo. Existen reglas, más o menos queridas, que hablan en dividir la escena en tercios y alojar los elementos importantes en las intersecciones de las líneas 'imaginarias' de dichos tercios... por la noche buscamos formas, siluetas... es decir, una línea recta en mitad de la foto: NO. Una curva, un cambio de rasante... cosas así. Yo por ejemplo realicé numerosas fotorgafías de prueba y luego me dí cuenta que estaba tomando una parte de una curva que tenía una buena silueta: a por ella.


Si buscamos líneas rectas yo suelo recomendar situarse en mitad de la toma para que dichas líneas se conviertan en 'líneas de fuga' y así creen, por ellas mismas, lejanía.

Aunque a estas alturas todos deberiais saber que las luces que he fotografiado son coches hay muchisimas más cosas a las cuales fotografiar por la noche. Una calle con el ligero movimiento de la gente... una atracción de feria. Cualquier cosa es válida siempre y cuando se disfrute con ello.


Como resumen de técnica:
Modo M, velocidad baja dependiendo de la velocidad del objeto
apertura media, para ganar calidad de imagen
ISO 200 para no tener ni mucho, ni poco, grano

Trípode y disparador

Estas fotografías han sido tomadas con una Canon EOS 500D y el objetivo Tamron 18-270mm




No hay comentarios:

Publicar un comentario